Templates by BIGtheme NET
Toggle Bar

 

OBJETIVOS DEL PROGRAMA DE DIÁLOGOS

De acuerdo a la Historia, los testimonios gozan de gran importancia al momento de trasladar los
hechos históricos. Los testigos son, por ello, una fuente histórica importante.
El objetivo primordial de los diálogos es que actores de su época, tengan la oportunidad de compartir
con jóvenes guatemaltecos las experiencias vividas durante el conflicto armado interno, como
«testigos del tiempo”6 que fueron.
La idea es lograr vincular acontecimientos del pasado con la realidad social actual, a fin de que crear
una memoria colectiva, mediante el ejercicio democrático del diálogo intergeneracional.
Diseño metodológico de los diálogos
Los primeros diálogos se llevaron a cabo con los vecinos que habitan la zona 6 de la ciudad capital,
misma en la que se ubican las instalaciones del AHPN y posteriormente se resalizaron diálogos en
otras zonas de la ciudad de Guatemala.
La idea fue presentarles el proyecto del Memorial para la Concordia así como su Centro Cultural, ya que
serán ellos, en principio, el público al que éste irá dirigido.
Sin embargo, y a fin de que los mismos pudieran rendir frutos, se creyó necesario realizar seis rondas
de diálogo, con seis grupos distintos, cada uno con la participación de 25 personas.
El diseño de los diálogos estuvo a cargo de algunos miembros del grupo promotor del Memorial para
la Concordia y contó con la asistencia técnica de Ulrike Hemmerling del programa: Servicio civil para
la paz, de GIZ en Guatemala.
Los diálogos intergeneracionales constituyen un método pedagógico para acercar a los y las jóvenes
a acontecimientos históricos, propiciando así un intercambio entre generaciones.
Se trata de diálogos empáticos, orientados a la comprensión mutua, el descubrimiento de temas e
intereses comunes y la superación de ideas falsas que obstaculicen la comprensión entre las diversas
generaciones de guatemaltecos.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el proyecto arquitectónico general del Memorial para la Concordia están definidas tres zonas o espacios a futuro, de acuerdo con sus funciones específicas:

  • Monumento y Parque de la Memoria

  • Museo de los Derechos Humanos

  • Centro Cultural de la Diversidad (CCD)

A fin de participar en el concurso internacional convocado por la organización norteamericana Arquitectura para la Humanidad (Architecture for Humanity), Andrea Valladares y Ónice Arango, arquitectas egresadas de la universidad del ISTMO en Guatemala, comenzaron a trabajar de la mano con el MPC, con el fin de desarrollar un proyecto arquitectónico, en los espacios aledaños al Archivo Histórico de la Policía Nacional (AHPN), en la zona 6 de la ciudad de Guatemala.


El concurso, convocado por la institución con sede en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, tenía como objeto el desarrollo de proyectos arquitectónicos de diversas naturalezas en espacios que en un pasado hubiesen albergado instalaciones militares o policíacas, a fin de ofrecer alternativas innovadoras de nuevos usos. Y, aunque la idea de crear espacios varios que integraran el Memorial para la Concordia era parte del proyecto, de forma prematura estas dos arquitectas iniciaron con la ejecución de bocetos con la imaginación como único límite.

La propuesta resultó ser uno de los 12 proyectos finalistas del concurso, en el cual participaron alrededor de 800 proyectos de más de 70 países. El jurado estuvo integrado por 30 grandes despachos arquitectónicos a nivel mundial.

El proyecto finalmente fue presentado en la Bienal de Arquitectura de Venecia, celebrada en noviembre 2012, a la cual fueron invitadas las arquitectas Arango y Valladares.


Centro Cultural de la Diversidad

Este proyecto fue encargado al arquitecto guatemalteco Alvaro Véliz, quien fuera diez años director de Urbanístico, oficina de planeación urbana de la Municipalidad de Guatemala, y quien desarrolló la última etapa del Museo Comunitario de Memoria Histórica de Rabinal, Baja Verapaz.

Esta es la primera construcción que está en curso.

 

 

 

 

 

 


Directiva del Memorial para la Concordia

 

Julio Balconi:

General del Ejército (retirado), participante de las negociaciones de paz, ministro de la Defensa cuando se firman los Acuerdos de Paz en 1996.

 

Elena Diez Pinto:

Especialista en resolución de conflictos, exdirectora de la Fundación Soros Guatemala.

 

Roberto Gutiérrez:

Empresario, director del Centro Intercultural de Quetzaltenango.

 

Otilia Lux de Cotí:

Miembro de la Comisión del Esclarecimiento Histórico, exministra de Cultura y Deportes, exdiputada.

 

Vivian Salazar Monzón:

Educadora, directora del Instituto Internacional del Aprendizaje para la Reconciliación Social (IIARS).

 

Gustavo Meoño:

Ex miembro de la directiva del Ejército Guatemalteco de los Pobres (EGP), coordinador del Archivo Histórico de la Policía Nacional (AHPN).

 

Freddy Peccerelli:

Director de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG).

 

Mario Polanco:

Abogado. Director del Grupo de Apoyo Muto (GAM).

 

Julio Solórzano Foppa:

Historiador, promotor cultural, director del Memorial para la Concordia.